lunes, septiembre 04, 2006

¡Putos franceses! (Alatristre)

Bueno, pues por fin, después de tantas expectativas levantadas, se estrenó la película que llevabamos esperando todo el verano. Estoy hablando, como es fácil adivinar, de Alatriste,
la esperada versión cinematográfica de las aventuras del famoso personaje creado por Arturo Pérez-Reverte.

En cuanto al argumento, no hay mucho que decir puesto que es sobradamente conocido. El capitán Alatriste, ex-soldado de los temidos tercios, malvive en Madrid como mercenario, vendiendo su espada para sobrevivir, al mismo tiempo que se hace cargo del hijo de un antiguo camarada muerto. Uno de esos trabajos de mercenario le pondrá en contacto con personajes tan importantes como el conde-duque de Olivares, y le creará también enemigos poderosos.

Es difícil hacer una crítica de Alatristes, o más bien ser lo suficientemente objetiva, puesto que pesa mucho la ilusión con la que se esperaba y el éxito de los libros. Quizás por eso, y también por la buena campaña de promoción que ha tenido (a ver si aprenden el resto de los cineastas españoles) las expectativas eran muy altas. Lamentablemente, a pesar de contar con todos los ingredientes a su favor ( una buena y exitosa historia, buenos actores y un buen director, por cierto Peti y Palomo, que sepais que es coleguilla de toda la vida de Marías) Alatristes no cumple todo lo que había prometido. En ocasiones resulta estupenda pero en otras muchas decepcionante.

Tiene una magnifíca ambientación del Madrid del siglo XVII, en general los actores están estupendos, en especial Javier Cámara (Olivares), Juan Echanove (Quevedo) y Blanca Portillo (Bocanegra), aunque a Viggo Mortesen (Alatriste) le falla la entonación y Unax Ugalde (Iñigo) a ratos parece un ligón de discoteca. Sí que es verdad, que a pesar del problema de entonación, Viggo Mortensen encarna a la perfección al capitán, tal y como seguramente todos lo hemos imaginado alguna vez.
Quizá el problema que tenga la película es que, al intentar meter en al historia varios de los libros, parece más una sucesión de sketchs, de minipelículas, sin un argumento lo suficientemente claro que los una todos. Y sin olvidar, la banda sonora, que salvo el tema final, parece sacado de los últimos episodios de Curro Jiménez. También se echan en falta más escaramuzas en las que Alatriste luzca su habilidad como espadachín.

Lo más destable de la película es, sin duda, su magnifica ambientación. Esas calles de Madrid, las gentes, las ropas, las casas están todos esplendidamente reconstruidos. También está muy logrado esa impresión de imperio muribundo, de corte corrupta y decadente que, como ha ocurrido también otras veces a lo largo de la historia de España, paga mal a quien le sirve bien.
Otro aspecto a destacar, es el tratamiento que hace Díaz Yanes de la guerra. Al contrario que otras muchas películas que presentan la guerra como algo heróico y romántico, en la que apenas se manchan el uniforme ni se ve a los muertos, en Alatriste la guerra no es nada de eso, sino sucia, cruel y dura, la guerra de verdad. El único momento en que se presenta una batalla con tintes heróicos es al final, la derrota de los españoles ante los franceses en Rocroi (es curioso, parece que nos avergonzamos de las victorias y sólo nos acordamos de las derrotas). Esa imagen hermosa y casi pictórica de los pocos cientos de soldados que aún resiste (cada tercio estaba formado por unos tres mil soldados, así que imaginad como tiene que haber sido la batalla) frente a un numeroso ejército francés, impasibles, con las picas en alto mientras los disparos galos van mermando sus filas. Ese orgullo de los soldados ante la derrota, que prefieren morir con honor a rendirse. En fin, aunque no tengan culpa, la sensación que te queda cuando se encienden de nuevo las luces, la resumío muy bien alguien en la sala ¡putos franceses!

Puntuación: Difícil dificil, entre 3 huevos y medio y 4

4 comentarios:

Petirrojo dijo...

Me has dejado con los dientes largos de envidia (lo olvidaba, con el "pico largo"), ¡yo quiero verla!.
Me doy cuenta que lo nuestro con los franceses (nos echan del mundial, nos pisan las fresas...) no es de ahora, menos mal que han creado Amelie , ah! no!, que esa también era una asco, bueno, siempre nos quedará Indochina...

Petirrojo dijo...

Sí, sí, el director será de toda la vida amigo de Marías, y aún así no ha adaptado una novela suya ¿por qué será?...

Lechuza dijo...

Indochina? Daremos por sentado que cuando la vistes estabas pasando por un fase chunga, querias revelarte contra el mundo y eso, porque mira que es tostón. En cambio Amelie sales con una sonrisa en la boca y contenta con todo el mundo. Deberían ponersela a Bush, a ver si sirve de algo.
Y en cuanto a Marías, el mismo explica que sus novelas son demasiado complejas como para llevarlas al cine, de hecho alguno lo intentó con un resultado no muy bueno. Es decir, que no es que a Díaz Yanes no le gusten los libros de su colequilla, que segruro que le molan.

Palomo dijo...

Por partes, que dijo Jack:

- Estoy de acuerdo con Peti en que Amelie es infumable... Yo no aguante ni 20 minutos. Quite la pelicula con ganas de inflar a bofetadas a la marisosa esa..

- Otra vez de acuerdo con Peti (las grandes mentes ya se sabe que piensan igual). Sera muy amigo de Marias, pero sabe que hacer una pelicula de cualquier de sus libros, seria la forma mas rapida de hundir su carrera.

- Y si, son libros complejos.. Tan complejos, que yo creo que se aburre hasta el mismo a medida que los va escribiendo. Eso, si no los escribe "fumao", lo que explicaria muchas cosas. Pero claro, como no estamos "en el camino..."